Qué se esconde bajo nuestras sábanas (y por qué no suelen estar tan limpias como parece).

No hay nada como meterse en la cama, envolverse en las cobijas y recostar la cabeza sobre la almohada. Pero antes de que te acomodes demasiado, tal vez te gustaría saber que tu cama no es muy diferente a una placa Petri de laboratorio. La combinación de sudor, saliva, caspa, células cutáneas muertas y hasta partículas de comida hacen que ese entorno sea óptimo para que crezcan una gran cantidad de gérmenes como bacterias, hongos, virus e incluso pequeños insectos. Aquí hay apenas algunas de las cosas que se esconden debajo de nuestras sábanas. Bacterias: Nuestras camas pueden albergar una vasta variedad de especies bacterianas. Por ejemplo, estudios que analizaron la ropa de cama de hospitales encontraron que las bacterias estafilococos eran comunes. Estas bacterias son típicamente inofensivas, pero pueden producir enfermedades serias si penetran el cuerpo a través de una herida abierta. Y es que, ciertos tipos de estafilococo pueden ser más nocivos que otros. Tomemos el Staphylococcus aureus (estafilococo áureo), que es bastante contagioso y puede producir infecciones cutáneas, pulmonía y agravar el acné. Esta bacteria no solo se ha encontrado en las fundas de las almohadas, la investigación también muestra que algunas cepas son resistentes a los antibióticos. Los análisis también señalan que a la par del estafilococo, E. coli y otras bacteria similares, conocidas como bacterias gramnegativas, también son comunes en los lechos de hospitales. Las bacterias gramnegativas presentan un serio problema a la salud pues son altamente resistentes a los antibióticos y pueden causar serias infecciones humanas, incluyendo infecciones urinarias, pulmonía, diarrea, meningitis y septicemia si logran entrar en el cuerpo.(Fuente: BBC Mundo, bajo el siguiente link:https://www.bbc.com/mundo/noticias-57916863

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *