Protestas en Cuba: 4 factores que explican por qué es tan difícil una reconciliación entre Estados Unidos y la isla.

Han sido aliados y adversarios, pero nunca indiferentes ante el otro.

Estados Unidos y Cuba han mantenido una difícil y compleja relación desde que la isla obtuvo su independencia de España hace más de 120 años.

A lo largo de todas estas décadas, la potencia del norte ha sido un actor determinante para lo que ocurre en la isla.

Tal vez su punto más álgido fue durante la Guerra Fría, cuando a cambio de la ayuda y protección soviética, La Habana se ofreció a Moscú como una cabeza de playa desde la cual misiles nucleares podían amenazar objetivos clave del sur del EE.UU., incluyendo la desembocadura del río Misisipi, las principales instalaciones petroleras, así como importantes puertos del país.

Por su parte, Cuba ha sido uno de los países de América Latina que más influye en la vida política de Estados Unidos.

La isla ha seguido siendo relevante aún después del fin de la Guerra Fría, cuando dejó de representar una amenaza de seguridad para su vecino del norte.

La desaparición de la Unión Soviética no trajo, como muchos esperaban, la caída del comunismo en Cuba y su retorno a la órbita de influencia estadounidense.

Tampoco se ha producido una normalización de las relaciones, similar a la que sí ha ocurrido, por ejemplo, entre Estados Unidos y Vietnam, que no solamente sigue siendo un país comunista con un sistema de partido único como Cuba, sino que además libró una larga y sangrienta guerra contra Estados Unidos.(Fuente: BBC Noticias, bajo la siguiente dirección:https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-57897157

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *