Río de Janeiro, Guayaquil y hasta la amazonia colombiana, con hospitales y cementerios al borde del colapso por el coronavirus.

Más allá de las zonas críticas como Brasil y México, el nuevo coronavirus ha comenzado a amenazar la capacidad de los sistemas de salud en varias ciudades latinoamericanas desde Chile hasta la Amazonia colombiana, en una señal de que este es sólo el comienzo de los daños que la pandemia podría generar en la región.

La ocupación de las unidades de cuidados intensivos fue superior al 90% la semana pasada en Santiago de Chile, donde las autoridades del mayor cementerio de la capital ordenaron cavar 1.000 tumbas. En Lima, Perú, 806 de las 1.002 camas de cuidados intensivos estaban llenas hasta el viernes.

Perú tiene unos 95.000 casos y más de 2.700 muertos, lo que lo ubica en el puesto 12 del mundo en diagnósticos confirmados de la enfermedad.

null

En la Amazonia colombiana los casos dispararon en las últimas semanas, pasando de 105 a principios de mes a 1.006 el lunes. Las infecciones se concentran en Leticia, una ciudad ubicada en el río Amazonas en el límite con Brasil y Perú.

La situación genera inquietud ante la posibilidad de que pueda repetirse lo ocurrido en países como Italia y España o en la ciudad ecuatoriana de Guayaquil, donde los hospitales se vieron desbordados por la cantidad de enfermos y muertos y empezaron a registrarse escenas dantescas de cadáveres amontonados en camiones frigoríficos o abandonados en las calles durante días sin que fueran recogidos por las autoridades.

El 11 de mayo las alarmas se encendieron en Quito cuando el secretario metropolitano de Salud, Lenín Mantilla, advirtió que pese a los dos meses de cuarentena las camas de cuidados intensivos estaban a punto de terminarse.

«Estamos desnudos en la cuestión de cuidados intensivos», dijo. En Santiago, la capital chilena, el ministro de Salud ha dado un mensaje similar.

Un médico de cuidados intensivos de Quito que prefirió no ser identificado como condición para hablar sobre la situación, relató a The Associated Press una situación que enfrentó el sábado. «Tengo junto a mí una mujer de 26 años que entró caminando y después de tres horas se está ahogando porque no tengo respiradores. Creo que estamos llegando a la situación que pasó en Europa: quien no tiene respirador, se muere».

(Fuente:MSM Noticias bajo la siguiente dirección:https://www.msn.com/es-xl/noticias/mundo/r%c3%ado-de-janeiro-guayaquil-y-hasta-la-amazonia-colombiana-con-hospitales-y-cementerios-al-borde-del-colapso-por-el-coronavirus/ar-BB14k89Y?ocid=mailsignout

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *